El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

2007
28
Nov
Botadura de la barcaza Conay I y del remolcador RÍo Pirareta en Tandanor.

La Tandanor S.A. lanzado como astillero construye para exportar.

Al transponer las puertas de Tandanor, éste nos muestra una realidad distinta. Hace pocos años, la desolación. El yuyal alcanzaba un metro de altura, las instalaciones estaban abandonadas y el personal con el ánimo y las caras de estar velando a un muerto.

Importa destacar aquí la actitud positiva de algunos miembros de la empresa, que pidieron autorización para intentar recuperarla como un proyecto productivo, y el destacable y loable entendimiento del síndico de la quiebra, que entregó las llaves a los trabajadores, diciéndoles: "Ustedes dicen que pueden; demuéstrenlo". Y lo demostraron.

Hoy Tandanor no sólo está saturado de trabajo en reparaciones para armadores nacionales y extranjeros, sino que dejó atrás su condición de taller naval para convertirse en astillero.

La semana pasada, dos de estas realidades convocaron a las autoridades nacionales, y provinciales, de la Armada Argentina y de la Prefectura Naval y empresarios vinculados a este sector de la economía, para acompañar el bautismo y botadura de un remolcador de empuje y una barcaza (la primera que conformaría el tren) ya que, las otras dos, tienen orden en firme de construcción, las que serían entregadas en el curso del año 2008.

El armador de origen paraguayo es la compañía de navegación Isiris SA radicada en Asunción.

Conay I es una barcaza porta contenedores de 78 metros con 42 cm de eslora, 23 metros 60 centímetros de manga y 4 metros 95 centímetros de puntal, con un calado de 4 metros quince, clasificada por el American Boreau Shipping como apta para navegación oceánica que carga hasta 320 contenedores ubicados en cuatro niveles sobre cubierta.

Al remolcador Río Piraretá se lo ha transformado para que forme parte de un tren integrado junto con la barcaza Conay 1, adaptándola al mercado fluvial y del mercado de contenedores con una eslora de 41 metros 50 centímetros, una manga de 12 metros y un calado de 1 metro ochenta centímetros, que lo hacen apto para navegar por nuestros ríos.

En su construcción intervinieron técnicos calificados de Tandanor, así como también 35 alumnos egresados de los cursos de capacitación desarrollados dentro de la empresa bajo el programa "Más y mejor trabajo", del Ministerio de Trabajo y Acción Social de la Nación.

En la introducción de su discurso, el titular de Isiris, Lic. Rodolfo Ríos Sánchez, aseguró que "CONAY Compañía de Navegación SA fue fundada en febrero del 2006 para llevar adelante la actividad en el trasporte fluvial de carga contenerizada siguiendo los lineamientos de un plan diseñado para satisfacer el máximo nivel de exigencia que sabemos demandará el mercado desde el primer viaje. El servicio que brindará el navío estará abierto a todo el mercado del transporte de cargas y en esta primera etapa tendrá salidas quincenales desde las principales terminales de Asunción y de Buenos Aires.

El constante volumen de carga de importación y exportación ocasiona una importante escasez de bodega que afecta a nuestro comercio exterior y con la incorporación de este convoy, se estará resolviendo en parte el problema".

"Destacamos el desempeño de la gente que trabajó el diseño, construcción y puesta a punto del convoy que prontamente estará prestando servicio de feeder regular entre el puerto de Asunción y Buenos Aires".

"La elección del astillero no fue casual sino fruto de un profundo análisis, y hoy podemos confirmarles que vuestro desempeño ha satisfecho todas nuestras expectativas y aprovechamos para ratificarles la decisión de nuestra empresa de poner la orden de construcción en firme de dos barcazas de idénticas características a la Conay 1."

"Tenemos el orgullo de presentar el convoy más moderno y de mejor tecnología de la Hidrovía, por eso elegimos como madrina del Empujador a la señora embajadora de la República del Paraguay en la Argentina, Miriam Torres de Segovia, y en la persona de la señora Alejandra Calace de González (esposa de Claudio González, gerente general de Tandanor), queremos expresar nuestro reconocimiento a todos los trabajadores de TANDANOR que ayudaron a recuperar la Industria Naval Argentina y generar la confianza para que encarguemos estas obras aquí materializadas".

Por su parte, el presidente de Tandanor, ingeniero Juan Basola, expresó "Con esta presentación, el complejo industrial naval al cual nosotros pertenecemos, Tandanor Domecq García, ha podido hacer entrega en este año de algo así como 3000 toneladas de embarcaciones nuevas que implican que, para la actividad naval, debería darse como definitivamente terminada la etapa de puesta en marcha y ahora sí tendríamos que tener para los próximos años un proceso de ampliación y recuperación de nuestras capacidades y, cuando digo nuestra capacidades, digo de toda la actividad industrial. Para eso contamos con la probada asistencia de clientes como Conay, que ha confiado su producto a nuestra gente, y nos enorgullece nos hayan encargado dos nuevas unidades. Podemos demostrarles que no solamente es posible entregar los productos como éstos, en tiempo y forma, sino en un tiempo realmente corto. Nos estamos comprometiendo todos, ustedes, fundamentalmente, y nosotros, como coordinadores de vuestras actividades en entregar las próxima barcaza en un período de siete meses, la primera y cuatro meses, después, la segunda".

 

Fuente: Richard Leslie Ramsay - 06/12/07 - ÁAMBITO de COMERCIO EXTERIOR

pie