El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

2008
31
Mar
El astillero diversificÓ su oferta - Contessi a toda marcha

(D. E.) Los inicios del Astillero Naval Federico Contessi y Cía. SA se vinculan con la tarea de su fundador, Don Federico Contessi. Inició sus actividades en 1947 con 16 años de edad e inmediatamente se emplea en Mar del Plata.

Desde muy joven, en Italia, sus tíos trabajaban en un astillero y ya se destacaba como constructor y reparador de barcos pesqueros de madera. Federico llega a la Argentina desarrollando el mismo oficio, en la ciudad de Mar del Plata donde hoy se encuentran sus instalaciones.

Desde entonces no se ha detenido, multiplicando su tarea a través de sus hijos, socios, técnicos y operarios, a lo que suma siempre jóvenes voluntades.

Los 4 hijos de Federico Evelina, Felisa, Domingo y Alejandra, con quien recorrimos las instalaciones, crecieron vinculados al astillero, cumpliendo diversas funciones.

Simultáneamente con las tareas de construcción, el astillero continúa prestando servicios de reparaciones a la flota pesquera nacional, poniendo en seco una media de entre 60 y 80 barcos por año. Entre esas reparaciones se destacan algunas transformaciones integrales, alargues, cambios de motores y otros trabajos de gran magnitud.

Desde el 2005, Contessi diversificó la construcción de pesqueros fresqueros, hacia otro tipo de embarcaciones tales como el catamarán turístico Regina Australe botado en noviembre de ese año y el transporte de prácticos Skua, botado en febrero de 2006.

Una de las últimas embarcaciones botadas a fines del 2007, fue un clásico arrastrero destinado a realizar pesca costera. Con casi 20 metros de eslora tendrá asiento en la ciudad de Comodoro Rivadavia. Se trata del “Baffetta”, el número 105 que construye la empresa desde su nacimiento, para recordar a Giorgio Di´Scala y sus bigotes, un napolitano que a principio del siglo XX llegó a Mar del Plata y perteneció a una familia tradicional de este puerto.

Recientemente en febrero de 2008 fue botado el “Siempre Don Conrado” de 19,45 metros de eslora, que reemplaza al “Don Conrado”, un barco que el astillero había botado hace 35 años.

En el astillero se trabaja “con prisa y sin pausa”, a pesar de la falta generalizada de pedidos de construcciones para astilleros nacionales y se pueden apreciar dos unidades que se encuentran en gradas.

Están trabajando con su propio departamento técnico, reparando, manteniendo y construyendo pesqueros y tienen contratos de construcción para desarrollar durante este año otros varios para armadores argentinos, utilizando para ello motores navales importados.

 

Fuente: Revista Pesca & puertos - 31/03/08

pie