El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

2008
5
Jun
Botadura de una barcaza en Astilleros La Madrid

En estos días complicados para el país, se repite hasta el cansancio el concepto de oportunidad histórica para la Argentina, para la producción, el comercio y, por lo tanto, el transporte. Parece difícil constatarlo. Sin embargo, uno de los rubros indicadores de que esa idea no es una quimera es el de industria naval. Una pequeña muestra: Servicios Navales La Madrid SRL (SNLM) acaba de botar la barcaza Paraná Towage I, la segunda en lo que va del año.

Su construcción responde a un pedido de la firma armadora Paraná Towage, una compañía nueva que encargó a este astillero ubicado en El Tigre su primera barcaza en la Argentina.

Globalport estuvo en la botadura de la embarcación y durante la celebración dialogó con Francisco Luis Giménez, gerente de SNLM; Jorge Valdivieso, técnico naval del astillero; y Fernando Capurro, presidente de la compañía armadora.

Después de cinco meses de trabajo, empleando unos cuarenta operarios, fue concluida la construcción de esta barcaza galpón Paraná Towage, de 60 metros de eslora, 16 de manga y un puntal de tres metros y medio.

-¿Qué representa para ustedes la botadura de esta embarcación?

FLG-Para nosotros mover un barco es como una criatura que se nos va, es como cuando se ver crecer una criatura y luego se casa: es un dolor y a la vez una necesidad que se vaya. Es lo mismo que sentimos cada vez que se va una embarcación que construimos desde principio hasta el fin. Esa es la sensación.

-¿Cuánto tiempo de trabajo demando su construcción y cuantos trabajadores?

FLG-Es producto de cinco meses de trabajo intenso y el resultado está ahí. En cuanto al número de operarios, es variable pero hubo una continuidad de 35 a 40 personas que están trabajando continuamente sobre la embarcación.

-¿Qué características técnicas tiene ?

JV-Entre las características principales podemos destacar las dimensiones: la eslora, que es de 60 meros; la manga, de 16; y el puntal, de tres metros y medio. Es una barcaza galpón, denominada así porque lleva carga seca y cuenta con un dispositivo de cierres en la bodega, precisamente para mantener estanqueidad en la carga. El dispositivo de cierre que se lo denomina tipo telescópico porque son capas, que ingresan una debajo de la otra y que, extendidas con ese efecto, se alcanzan a cerrar los 54,60 metros de longitud de la bodega.

-¿A qué tareas será destinada?

FC-La idea del uso es principalmente carga a granel, soja. Va a trabajar en la hidrovía y estamos apuntando principalmente al mercado interno argentino, el mercado de cabotaje: todo lo que es Barranqueras/Rosario, Concepción del Uruguay/Rosario. Es decir, mover carga dentro de los ríos argentinos. Cargas argentinas.

-¿La Paraná Towage I es la primera de una serie de barcazas a construir?

FG-Esperemos que el armador siga construyendo y siga confiando en Servicios Navales La Madrid.

FC-La idea es seguir construyendo. También es el inicio de una actividad, de modo que tenemos que ver cómo nos va comercialmente. Por supuesto, que el proyecto es agregar por lo menos cuatro barcazas más.

-Se vive un momento importante para la industria naval, ¿Cómo lo evalúan?

FLG-Para la industria naval es un repunte luego de veinte años de estar muy mal. Estamos resurgiendo a fuerza de poner garra y voluntad porque no tenemos ayuda de otro lado. De esta manera, gracias a los armadores y a la confianza que queremos que tengan a los astilleros argentinos, en este caso a Servicios Navales La Madrid que está cumpliendo. Este año es la segunda botadura que concretamos y esperamos una tercera antes de fin de año. Queremos seguir progresando y que se arregle un poco el país y no volvamos caer como sucede cada diez años, como si fuera una maldición. Hay que poner mucho esfuerzo y voluntad: al que le toque ganar que gane y al que le toque perder hoy, que se la banque, ya han ganado mucho.

-Además, la industria naval es sinónimo de empleo.

FLG-La industria naval es mucho empleo, genera mucha mano de obra. Para construir una embarcación como ésta se necesitan 50 personas trabajando acá, más todo el trabajo que da a terceros: tareas de pintura, plegado, guillotinado, se compran toneladas de hierro. Trabajamos todos.

 

Fuente: Por Julio Irigoin – 05/06/08

pie