El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

2008
17
Sep
A medio siglo de la fundaciÓn de Astilleros Corrientes

El mismo año en que Pío XII fallece en Roma a la edad de 82 años, en que Brasil gana su primera Copa Mundial de Fútbol en Suecia y Arturo Frondizi asume la presidencia del país, se funda Astilleros Corrientes SA.

En 1958, la empresa nace como complemento integrado a la Compañía Samuel Gutnisky, al servicio de la flota de chatas y remolcadores de tiro de la naviera, que ya desde 1914 remontaban los ríos Alto Paraná, Paraguay y Paraná.

En la provincia de Corrientes, el fundador del astillero, anticipándose a la evolución del transporte por agua con espíritu progresista, concibe la proyección que luego fue alcanzando su planta industrial, confirmando la rica historia de Corrientes en el arte de las construcciones navales.

A través de licitaciones públicas, se obtienen contratos de construcción de barcazas para el Comando de Transportes Navales, Flota Fluvial del Estado Argentino y, con la creación del Fondo de la Marina Mercante, barcazas de todo tipo (para cargas secas y líquidas), transbordadores flotantes de granos, un buque químico y remolcadores de empuje, los de mayor potencia en aquél entonces, que aún hoy siguen navegando.

Al alcanzar su máxima ampliación, en la década de los ´80, el astillero asume con éxito el desafío tecnológico de construir y exportar a los Estados Unidos dos plataformas de perforación submarina tipo jack up, con el legado de los conocimientos y capacitación adquiridos por su plantel de técnicos y operarios calificados, y el sistema de botadura específicamente diseñado para la ejecución de tan importante obra.

El objetivo era atender la demanda de nuevas construcciones y sus instalaciones fueron adecuadas para tal propósito. Durante la construcción de las plataformas trabajaron en planta aproximadamente 2.000 operarios, con el imaginable impacto en la economía de la región. Fue entonces cuando la producción de Astilleros Corrientes representó alrededor de un 30% del PBI de la provincia homónima.

Posteriormente, su capacidad industrial se sigue mejorando hasta estos días, a través de la incorporación de nuevos sistemas de soldadura – línea de paneles planos – y un sistema de corte de chapas por plasma bajo agua.

Contratos

Entre las obras ejecutadas en esta nueva etapa se destaca un buque petrolero de 130 metros de eslora y 11.000 metros cúbicos de capacidad, apto para el transporte de hasta nueve productos derivados de petróleo.

Hoy, la empresa está concluyendo la construcción de un buque tanque doble casco de 11.000 metros cúbicos de capacidad, para el transporte de subproductos de petróleo, que satisface las últimas normativas internacionales en materia de seguridad y prevención de la contaminación.

Tiene un contrato para la construcción de dieciocho barcazas tipo Jumbo y un remolcador de empuje de 5.000 HP, contando con el crédito para prefinanciar las dieciocho barcazas y otro contrato con una naviera nacional para la construcción de tres barcazas autoestibantes de 3.300 toneladas de porte, habiendo finalizado la construcción de la primera.

En los últimos años, el gobierno nacional amplió el sistema de leasing al sector naval, por intermedio de Nación Leasing SA, el cual se convirtió en un instrumento esencial para la financiación de unidades construidas en el país, “aunque la financiación de la construcción debe ser asumida por el armador y el astillero. Es en este aspecto donde se hace imprescindible el apoyo de las autoridades nacionales y la flexibilidad de los sistemas financieros para concretar el ansiado desarrollo de la Industria Naval”, afirman desde el Astilleros Corrientes.

La firma se posiciona como un referente indiscutido del desarrollo de la hidrovía. Además, la exploración submarina de la plataforma continental argentina le abre expectativas para volver a demostrar su capacidad.

Mientras tanto, intensifica sus preparativos con inversiones en incorporación de nuevas tecnologías en materia de construcción naval y contribuyendo al desarrollo humano, a través de cursos de capacitación a operarios y a egresados de escuelas técnicas, convenios con universidades para pasantías, e incorporación de profesionales de la región.

 

Fuente: Transport & Cargo - 17/09/08

pie