El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

2008
18
Sep
Homenaje al CapitÁn, Enrique Ricardo Carranza

Un justo homenaje

Durante un emotivo acto, la Federación de la Industria Naval Argentina (FINA), con la presencia de los hijos y nieto del capitán Enrique Ricardo Carranza, y de los presidentes de los principales astilleros, de la Armada, Prefectura Naval, dirigentes sindicales y empresarios vinculados a esta industria, impuso el nombre de "Capitán de navío Enrique Ricardo Carranza" a la sala de reuniones de dicha institución, el pasado viernes, jornada en la que se festejó el Día de la Industria Naval Argentina.

Justo homenaje para un hombre que no pasó en vano por esta vida y esta industria. Desde la presidencia de AFNE -Astilleros y Fábricas Navales del Estado- hoy Astillero Río Santiago, Carranza luchó denodadamente por el desarrollo y crecimiento de esta industria. Cuarenta buques fueron construidos durante su gestión, entre ellos, la embajadora en todos los mares del mundo, la fragata ARA Libertad, buque escuela de la Armada Argentina. Carranza es hoy reconocido como el padre la industria naval argentina, ya que desde su lugar en AFNE defendió los derechos de toda la industria a la que ayudó a crecer, desarrollarse y a construir buques.

Durante la gestión Carranza, la Argentina era reconocida mundialmente por la calidad de sus construcciones, desde petroleros, cargueros o buques de guerra. Era casi inexistente el reclamo de garantías, y las naves que salían a hacer pruebas de mar a los pocos días eran entregadas a su armador, ya que no tenían demoras por defectos que debían ser corregidos.

Todo eso cambió cuando, por razones políticas, le sacaron el astillero a la Armada y lo transfirieron al gobierno de la provincia de Buenos Aires, momento en que dejó de ser el astillero emblemático del país para convertirse en un ministerio que construía buques.

"Hoy la industria transita un camino lleno de incertidumbres pero también lleno de esperanzas, y eso era lo que transmitía el capitán Carranza, que frente a las dificultades siempre tenía su visión esperanzadora", expresó Horacio Martínez, ex presidente de FINA. En el nuevo escenario de complementación industrial que plantea el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, nuestro país podría tener la oportunidad esperada, ya que, de llevarse a cabo este convenio, entrañaría cuanto menos seriedad, el que distaría enormemente de las falsas expectativas generadas con el gobierno de Venezuela y su serie de buques petroleros. Por primera vez en la historia, me atrevería a decir del mundo, se convocaron a cerca de mil personas a la ceremonia de la "recepción de los planos" para la construcción del primer petrolero de una serie de cuatro (si se portaba bien el astillero entregando en tiempo y forma), que, por ahora la serie quedó reducida a uno.

Nuevamente le tocará al Astillero Río Santiago convertirse en una pieza de suma importancia en esta negociación, que podría significar la recuperación y refundación de la industria naval argentina. Cien veces prometida y cien veces postergada.

 

Fuente: Por Richard Leslie Ramsay - Ámbito del Comercio Exterior - ÁMBITO FINANCIERO - 18/09/08

pie