El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

2008
3
Nov
Contessi botó el María Gloria

“Pasaron más de 11 años desde la última vez que un astillero argentino inició la construcción de un pesquero de altura de dimensiones iguales o superiores al María Gloria”, había anticipado Federico Contessi días antes que el buque de la armadora Vicarp SA se deslizara desde el espigón 4 hacia las aguas interiores del puerto de Mar del Plata.

Fue el sábado 25 y todavía pegaba el sol de mediodía, cuando el flamante buque de 29 metros de eslora, 7,25 de manga y 3,65 de puntal, hizo contacto con el mar después de la ceremonia en que María Soledad García resultó madrina y estrelló la clásica botella de champagne contra el característico casco rojo.

El “María Gloria” reemplazará al antiguo “Cometa”, un buque de 40 metros construido en el exterior en 1959 e ingresado al país en la década del ‘70. “Este cambio marca un hito que merece ser reconocido porque es lo que siempre hemos pregonado: modernizar los buques obsoletos que se importaron con embarcaciones más pequeñas y eficientes construidas en el país”, expresó Domingo Contessi.

“El momento no es el más auspicioso; pero la empresa está asumiendo un gran esfuerzo económico que refleja su compromiso con el país y el futuro de la pesca”, continuó Contessi, destacando la fuerte apuesta de Vicarp SA a la industria naval local.

Luego de destacar que la nave está específicamente diseñada para trabajar en el Mar Argentino y que además de ser muy versátil está especialmente construida para realizar pesca de arrastre y media agua, Contessi remarcó que, cuenta con instalación frigorífica, timón y guinches hidráulicos, aislamiento de bodega e instalación eléctrica provistas por empresas navalpartistas marplatenses.

El director del astillero valoró que Viacarp apueste al futuro pese a que “nos esperan signos inequívocos de tormenta: crisis financiera, altos costos internos, caída del precio de los commodities y crisis biológica. Quien obra así no está especulando con la destrucción del caladero, ya que necesita muchos años para recuperar la inversión; aunque no tiene incentivos por parte del Estado”, remarcó.

“Decimos esto con profunda tristeza, no sólo porque este cliente y amigo merece ser alentado, sino porque la ausencia de incentivos nos impide augurar que este tipo de actitudes serán reiteradas”, se lamentó Domingo Contessi.

El pesquero María Gloria está equipado con un propulsor Caterpillar 3508B y dos motores auxiliares Scania y Cummins y podrá navegar hasta una velocidad de 11 nudos con una tripulación de 14 personas.

 

Fuente: Revista Pesca & puertos - 03/11/08

pie