El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

2009
9
Feb
ReparaciÓn de media vida al San Juan

Dentro del plan de reparación de media vida a unidades de la Armada, se efectuó a fines del mes pasado el corte del casco del submarino ARA San Juan, en el Astillero Almirante Storni (ex Domecq García). La tarea permitirá la recuperación integral de su capacidad operativa, proceso que duplicará la vida útil de la unidad, incorporándolo al servicio por 20 años más.

"El corte de casco es una tarea muy importante en la reparación de los submarinos. Hoy, la Argentina ha recuperado todas las capacidades para la reparación de submarinos. Hemos adquirido la tecnología para poder hacer este tipo de actividades y contamos con la gente capacitada para la tarea. Es un logro muy importante para el país", comentó el capitán de navío Guillermo Jorge Barrionuevo, a cargo de la reparación del submarino.

Esta tarea, que se hace entre los 15 y 18 años de vida tiene como objeto restituirle los patrones originales de construcción del submarino para volverlo a los estándares de construcción original. La media vida es cambiarle todos los componentes que han perdido prestaciones, entre los cuales están los cuatro motores principales Diesel MTU y todo el sistema eléctrico de propulsión Siemens.

"Estamos reimpulsando la recuperación del área industrial de la Defensa, también para el desarrollo de emprendimientos civiles y su integración con América Latina", señaló la ministra de Defensa, Nilda Garré, que se acercó a los astilleros para presenciar el corte del submarino junto al jefe del Estado Mayor General de la Armada, almirante Jorge Omar Godoy.

Garré agregó que "esto es un desafío tecnológico muy importante que se esta haciendo en el Astillero Almirante Storni y Tandanor, que nos permiten ofrecer un proyecto de desarrollo industrial en la Argentina que va a dar trabajo, va aportar tecnología de punta y va a generar divisas para el país" y añadió que se espera poder exportar la tecnología para el desarrollo de submarinos a otros países.

"El costo de la reparación del San Juan fue estimado en alrededor de 70 millones de pesos, mientras que un submarino nuevo de estas características costaría unos 500 millones de dólares", indicó Garré.

El submarino arribó a la Dársena Sur del puerto de Buenos Aires en agosto del año pasado y fue puesto en tierra mediante el dispositivo de elevación del astillero Tandanor, que junto al vecino astillero Almirante Storni conforman el CINAR, un polo naval de gran potencial propiedad del Estado.

La ministra anticipó además que se harán "algunas inversiones más dentro de este complejo" con capacidad para la reparación y fabricación de buques de la Armada, del sector privado nacional y por encargo de otros países de la región.

En este orden, puntualizó: "Ya hay conversaciones adelantadas con industriales brasileños para hacer otro tipo de barcos", entre ellos buques de gran porte, dragas y naves de apoyo a plataformas petroleras. "Aspiramos incluso a integrar las industrias navales de la región a los efectos de tener un desarrollo más autónomo y además, por supuesto, más barato", concluyó.

Características del "San Juan"

El submarino ARA San Juan de la clase TR 1700 fue incorporado a la Armada en 1986 y es uno de los tres que posee la Fuerza de Submarinos. Cuenta con capacidad para 37 tripulantes, una autonomía mayor a 60 días y más de 300 metros de profundidad de operación.

Tiene 65 metros de eslora, 8,3 de manga, 7 de calado y 17 de puntal, y el diámetro de su casco resistente es de 7 metros. En lo relativo al armamento, el ARA-San Juan posee seis tubos lanzatorpedos en proa, minas de fondo y puede transportar 22 torpedos SST-4 guiados por cables.

 

 

Fuente: Revista Pesca & Puertos - 09/02/09

pie